Entrevista con Wolf D. Prix de Coop Himmelb(l)au

Elias Baumgarten
15. octubre 2020
Foto © Zwefo

Mientras que su generación fracasó en su intento de cambiar la sociedad a través de la arquitectura, Wolf D. Prix dice que los jóvenes talentos de hoy ni siquiera intentan hacerlo y prefieren refugiarse en un pasado romántico. Lo que se necesita con urgencia son nuevos conceptos para los próximos veinte años.

Sr. Prix, realmente Ud. revolucinó la escena de la arquitectura cuando era un joven arquitecto que trabajaba con Helmut Swiczinsky y Michael Holzer. Se hizo famoso por sus experimentos, sus diseños visionarios y su retórica agresiva. ¿De dónde surgió todo?  

Rudi Dutschke dijo una vez que no somos nosotros los que tenemos que cambiar, sino que la sociedad debe cambiar para que podamos vivir en ella. Este fue el punto de partida de nuestras deliberaciones: queríamos crear una arquitectura que se adaptara a las personas, no al revés; una arquitectura ligera y capaz de moverse, como las nubes. Luchamos contra los diseños fríos, inhumanos y funcionalistas de los años cincuenta. De manera muy polémica, nos volvimos en contra de los arquitectos más antiguos y su inefable postura como cómplices. "La arquitectura no se adapta", escribimos. Creíamos firmemente que podíamos cambiar la sociedad a través de la arquitectura.

¿Solía creer en eso? ¿Sirvió para algo?

Eche un vistazo: muchas cosas son realmente peores hoy que en la década de 1970. Desde una perspectiva social, mi generación seguramente ha perdido. Lo que una vez soñamos no se ha hecho realidad. En cambio, actualmente estamos experimentando una gran Backlash. El lenguaje arquitectónico conservador tiene más demanda ahora que nunca. Muchos se refugian en un pasado romántico y construyen al estilo Biedermeier. Cajas con troneras y cobertizos están apareciendo por todas partes. Para mí, esa es una clara señal de alarma. Y encaja bien que la actitud cómplice y la obediencia anticipada de los arquitectos también sean inquebrantables. No criticaré a nadie que acepte comisiones de clientes dudosos para ganar dinero y ganarse la vida; perdería toda credibilidad para mí. Después de todo, China es uno de los lugares en los que estamos trabajando con éxito.Pero presentar sus aburridos proyectos de inversión como el futuro de la arquitectura, o construir en China de una manera más china que los propios chinos, me parece obsceno; eso me molesta.  

En este momento, probablemente sueno muy negativo para alguien de su generación. No es del todo malo. Después de todo, logramos libertades con nuestros edificios y brindar experiencias espaciales excepcionales. Todavía hay esperanza de que surjan jóvenes profesionales de la arquitectura que continúen trabajando en soluciones que garanticen una vida más pacífica, más libre y más imaginativa. Quizás fuimos engañados por un error de juicio sobre la solidez de las estructuras, y se necesitan varias generaciones para que prevalezcan los cambios sostenibles.  

Villa Rosa, 1968 (Fhoto © Coop Himmelb(l)au)

¿Qué quiere decir con un lenguaje arquitectónico conservador? Muchos jóvenes arquitectos aquí en Suiza están interesados ​​en la artesanía, en las tradiciones e historia de la construcción local. A veces combinan eso con una clara conciencia de problemas como la crisis climática o la expansión urbana. Abogan por construir con el tejido existente, la creación de valor regional y el uso de materiales locales. Seguramente eso no le molestará. ¿Está su crítica más dirigida a edificios como, por ejemplo, la sede del Servicio Federal de Inteligencia de Alemania (BND) en Berlín por Kleihues + Kleihues?

¡Horrendo! Esa cosa es una expresión de la actitud que prevalece dentro. Es una lástima considerando todos esos fondos de los contribuyentes que se utilizaron; el BND también podría haberse mudado a un cuartel militar. El neoclasicismo tiene su origen en una actitud reaccionaria típicamente burguesa. Es una expresión de pusilanimidad, el lenguaje arquitectónico de quienes no se atreven a nada.

El desarrollo que describió Ud. es algo de lo que soy crítico. Me temo que, con el pretexto de la ecología y la economía, se están infiltrando actitudes totalmente conservadoras. La creación de valor regional y el uso de materiales locales pueden, por ejemplo, no estar mal, pero todo el asunto puede derivar rápidamente en una inclinación nacionalista, de derechas. Por eso es importante que los arquitectos (jóvenes) no adopten o implementen algo sin reflexionar. Deben comprender que la arquitectura tiene amplias implicaciones políticas, sociales, culturales y económicas.

Usted y muchos de sus contemporáneos estaban muy comprometidos, especialmente como arquitectos jóvenes. Desarrolló proyectos únicamente por interés político, social y arquitectónico, sin un encargo específico, sin la perspectiva de recibir una remuneración o incluso una mención en una publicación importante. ¿Por qué hay menos de este tipo de compromisos hoy?

La generación actual está un poco mimada y últimamente se ha hablado mucho sobre conciliación entre la vida laboral y personal. ¡Cómo me molesta esa palabra! No sabíamos nada de eso en la década de 1970. No hay tiempo libre en arquitectura. Quien se convierta en arquitecto sólo para enriquecerse ha elegido la profesión equivocada.  

En el aspecto material, los jóvenes están tal vez hoy mejor que nunca. Y eso es un problema. Nadie quiere arriesgar su bienestar y exponerse, incluso si eso significa perder nuestra libertad. Permítanme ponerlo de esta manera: tipos como Trump, Orbán o Erdogan, como los políticos de nuestro gobierno turco en Austria: los manifestantes por los derechos civiles de la década de 1960 no se habrían quedado al margen y mirando lo que hacen; habrían salido inmediatamente a las calles. Piense en la Primavera de Praga: los jóvenes se pusieron de pie y asumieron enormes riesgos personales. Ya no veo eso en Occidente.

Werner Binotto, ex arquitecto del gobierno cantonal de St. Gallen, me dijo recientemente que nosotros, como sociedad, debemos fracasar antes de que ocurra un cambio real.  

Esa es, por supuesto, una visión extremadamente pesimista del futuro, pero lamentablemente casi tengo que estar de acuerdo. Por ejemplo, durante años hemos estado exigiendo que no se construyan más apartamentos orientados al sur porque, debido al calentamiento global, dentro de cinco a diez años estos serán apartamentos de Kentucky Fried Chicken. Sin embargo, los constructores, inversores y arquitectos continúan construyéndolos como si no pasara nada. El otro día, un teórico de sistemas me dijo que el grado de sufrimiento no era lo suficientemente alto, una crítica extremadamente desagradable aunque acertada. Es triste que vivamos en una sociedad que tenga que sufrir antes de cambiar. Qué fracaso de la política actual.

European Central Bank (ECB), Frankfurt am Main, 2014 (Foto: Robert Metsch/ECB)

¿Cómo podemos asegurarnos de que se desarrollen nuevamente ideas más imaginativas y visionarias?  

Los teóricos, comisarios e historiadores del arte deberían ser excluidos de nuestras escuelas de arquitectura durante al menos los próximos cinco años. Arruinan la capacidad de los arquitectos jóvenes para imaginar una nueva sociedad y nuevas formas para ella.

¿De verdad quiere decir eso? Me sorprende oírle decir eso. Es una persona muy educada, se ocupa de la filosofía, la política, el arte y la música, y cita con frecuencia a Jacques Derrida, Walter Benjamin e incluso Marshall McLuhan.

Eso es diferente. En estos días nos enfrentamos a un retroceso hacia la teoría que dificulta el desarrollo de soluciones imaginativas e innovadoras en lugar de estimularlas. El clima intelectual en la década de 1960 era diferente. A veces pienso que lo tuvimos más fácil. Teníamos un caldo de cultivo muy fértil. Como bien dice, teníamos el respaldo de la música, la política y la filosofía. Tuve algunos grandes maestros que provocaron la exploración de esas cosas y despertaron mi interés en ellas. Era mucho más difícil tener acceso a la información en aquel entonces. No había Internet. Eso tenía sus ventajas: leíamos mucho y profundizábamos en los que nos servían. El discurso fue mucho menos superficial.

Criticar es fácil. ¿Qué se debe enseñar en las escuelas de arquitectura?  

¡Pensamiento crítico y reflexivo! He animado a mis hijos a hablar cuando tengan algo que decir. Las universidades deben hacer lo mismo: como ya dije, no se debe permitir que los arquitectos jóvenes se comporten de manera irreflexiva y vuelvan a tener el coraje de hacer cosas nuevas. Deseo que renuncien a su obediencia anticipada.

Museum of Contemporary Art & Planning Exhibition (MOCAPE), Shenzhen, China, 2016 (Foto: Duccio Malagamba)

¿Cuál cree que es el mayor desafío que debemos superar en los próximos años?  

Actualmente sobretodo me pregunto cómo se verá la arquitectura después de la pandemia del COVID-19. ¿Habrá un cambio profundo o todo continuará como antes una vez que la vacuna esté lista y disponible? ¿Cómo deberíamos diseñar los espacios públicos en el futuro, cómo necesita cambiar la vivienda social para estar mejor equipados para situaciones como la actual? En ese sentido, por la presente doy aviso oficial de que pronto escribiré un blog semanal en Twitter; si el presidente Trump puede hacerlo, yo también puedo y durante más tiempo.

Muchos dicen que la pandemia de COVID-19 cambiará la forma en la que trabajamos. Pero la digitalización probablemente tendrá un impacto aún mayor.

Ese es un punto importante. Especialmente la industria de la construcción, que hasta ahora ha quedado rezagada, se enfrenta a cambios drásticos que tendrán consecuencias no solo económicas sino sobre todo sociales. En China, ya hemos implementado con éxito robots, tanto para la prefabricación como en la obra. Eso ahorra mucho tiempo y recursos humanos, y los grandes proyectos se pueden llevar a cabo de forma mucho más económica, por lo que esto prevalecerá. Presentamos dos propuestas de investigación en Austria; una de las cuales trataba explícitamente de las consecuencias sociales de la digitalización de la industria de la construcción. Ambas fueron rechazadas. Eso es trágico. Si la industria europea de la construcción y el establishment político se duermen y se pierden este desarrollo, nos amenaza un despertar muy malo.

Lamentablemente, el hecho de que ahora en Europa estemos rezagados también se aplica a otras industrias ...  

… La industria alemana del automóvil, por ejemplo, se ha permitido ser dependiente de Tesla y otros fabricantes de vehículos eléctricos. Prefiero no imaginarme las consecuencias económicas y sociales que esto podría tener para Alemania y Europa en los próximos años. El éxito inminente de la movilidad eléctrica podría haberse previsto hace mucho tiempo. Pero por un tema de costes, se falló en el desarrollo de nuevas tecnologías. Se dijo que era demasiado caro. ¡Cómo odio ese argumento! Toda esta miseria únicamente por el beneficio a corto plazo de los accionistas. Finalmente, debemos darnos cuenta de que la sostenibilidad tiene tres pilares: el ecológico, el económico y el sociocultural.

Muchas gracias, Sr. Prix, por la interesante conversación. Espero que muchos (jóvenes) profesionales de la arquitectura se sientan inspirados y estimulados por sus palabras.

Wolf D. Prix, nacido en 1942 en Viena, es cofundador, director de diseño y director ejecutivo de Coop Himmelb(l)au . Estudió arquitectura en la TU Wien (Universidad Tecnológica de Viena), en la AA, asociación de Arquitectura de Londres, así como en el Southern California Institute of Architecture (SCI-Arc) de Los Ángeles. En 2006, como comisario, fue responsable de la participación de Austria a la X Bienal de Arquitectura de Venecia. Fue profesor invitado en la AA y la Universidad de Harvard en Cambridge. De 1985 a 1995 fue profesor adjunto en el SCI-Arc. En 1993 fue nombrado catedrático de la Universidad de Artes Aplicadas de Viena, donde entre 2003 y 2012 fue director del Instituto de Arquitectura, director del Studio Prix y vicerrector de la universidad. Ha recibido numerosos premios y galardones por su trabajo, incluido el Gran Premio del Estado de Austria.

Esta entrevista apareció originalmente como "Wolf D. Prix:« Die Gesellschaft, die wir uns erträumt haben, ist nicht zustande gekommen. Stattdessen erleben wir einen grossen Backlash»" en Swiss-Architects. Traducción de Silvia Pujalte

Otros artículos de esta categoría