La Caja Mágica de Tuñon para la Colección Helga de Alvear

Antonio La Gioia
24. marzo 2021
Foto: Joaquín Cortés

El pasado 25 de febrero se celebró en Cáceres la inauguración del nuevo Museo de Arte Contemporáneo Helga de Alvear diseñado por Tuñón Arquitectos, una arquitectura basada en la discreción y el silencio, que no quiere llamar la atención sino acoger su contenido y sus visitantes.

El Museo es una ampliación de la Casa Grande – edificio modernista de 3.000 m2 rehabilitado por el estudio Tuñón (en aquel entonces Mansilla+Tuñón) tras ganar un concurso en el año 2005 – sede del que era el Centro de Artes Visuales Helga de Alvear, inaugurado en 2010. En el 2015 empieza el proyecto de ampliación, encargado al estudio de Emilio Tuñón. Inicialmente estaban previstos 15.000 m2 de nueva superficie, luego reducidos a 5.000 m2, con un presupuesto de 10 millones de euros financiados por Helga de Alvear con la contribución de la Consejería de Cultura, Turismo y Deportes de la Junta de Extremadura.  La construcción termina en el 2020 para acoger el nuevo Museo de Arte Contemporáneo Helga de Alvear y su impresionante Colección.

Foto: Amores Pictures

La mano de la oficina de Emilio Tuñón se reconoce a primera vista, en las columnatas que envuelven los volúmenes que componen el complejo, las mismas que encontramos en otros proyectos de la firma como en el cercano Hotel Atrio o en el Museo de Colecciones Reales de Madrid. El blanco de la pintura establece un vínculo con la arquitectura vernácula de Cáceres, así como el ritmo de las pilastras dialoga con la arquitectura histórica y las cercanas murallas, confiriendo al edificio un aspecto de fortaleza medieval.

Foto: Amores Pictures

El Museo se encuentra en un umbral, entre el casco antiguo de Cáceres y el ensanche, entre lo viejo y lo nuevo. La arquitectura de Tuñón quiere remarcar esta condición tanto a nivel de lenguaje como a nivel espacial, incorporando una conexión peatonal entre la Calle Pizarro, arriba hacia la parte vieja de la ciudad, y la Calle Camino Llano, abajo hacia la parte nueva. Una conexión enriquecedora de la ciudad y del museo al mismo tiempo, que acerca de forma natural los ciudadanos al arte, cumpliendo con la voluntad de Helga de Alvear de ofrecer a la ciudad de Cáceres el resultado de su trabajo de muchos años.

Foto: Amores Pictures

La “caja mágica”, tal como la define Emilio Tuñón, se desarrolla en cuatro niveles. El recorrido natural empieza desde arriba, desde la Calle Pizarro, donde está ubicada una imponente obra de Ai Weiwei, Descending Light (2007), y sigue en los niveles inferiores, similares en planta pero con cualificaciones espaciales distintas por la presencia de una doble altura y por las diferentes aperturas que permiten la entrada de la luz natural. El edificio respeta de manera muy ortodoxa las directrices no ortogonales del solar, generando espacios romboidales que se reflejan en los elementos constructivos, incluso en la cabina del ascensor. El protagonismo se deja al contenido, al arte, al que se le yuxtapone una paleta de materiales muy limitada, cemento pintado, cemento pulido y madera de roble.

Foto: Amores Pictures

La Colección cuenta con más de 3.000 obras de artes de más de 500 artistas que han sido juntadas durante más de 40 años por Helga de Alvear, alemana que con 21 años en 1957 viaja a España para aprender el idioma, conoce al arquitecto Jaime de Alvear con el que se casa y, tras entrar a trabajar en la galería Juana Mordó de Madrid, se convierte en una de las galeristas más influyentes y con mayor reconocimiento en el mundo del arte internacional. “A mi me interesa el arte contemporáneo, porqué nos habla de nuestro tiempo y de nosotros mismos, porque crea y desarrolla lenguajes que pueden explicarnos, de manera nueva, el mundo que nos ha tocado vivir y del que a menudo sólo rozamos la superficie” declara Helga de Alvear.

Descending Light (2007), Ai Weiwei. Beautiful Fake Paintings (Reflected) (Remade) (2006) Damien Hirst. Foto: Joaquín Cortes / Helga de Alvear Museum

Para la primera muestra de la Colección, José María Viñuela, patrono de la Fundación Helga de Alvear y conservador de la Colección ha seleccionado unas 150 obras: aproximadamente un 5% del total de la Colección que Helga de Alvear donará a la Fundación.

La exposición destaca por su contemporaneidad: más de un 60% de las obras expuestas en esta muestra fueron ejecutadas en los últimos 20 años (y casi 50 de ellas entre 2011 y 2020).

Foto: Amores Pictures
Foto: Amores Pictures
Foto: Amores Pictures
Foto: Amores Pictures
Axonometría: © Tuñón Arquitectos, Cortesía Fundación Helga de Alvear
Planta nivel 4: © Tuñón Arquitectos, Cortesía Fundación Helga de Alvear
Planta nivel 3: © Tuñón Arquitectos, Cortesía Fundación Helga de Alvear
Planta nivel 2: © Tuñón Arquitectos, Cortesía Fundación Helga de Alvear
Planta nivel 1: © Tuñón Arquitectos, Cortesía Fundación Helga de Alvear
Secciones: © Tuñón Arquitectos, Cortesía Fundación Helga de Alvear
Alzados: © Tuñón Arquitectos, Cortesía Fundación Helga de Alvear

Otros artículos de esta categoría