Abre la Biennale di Venezia y nos enseña la arquitectura del futuro

Antonio La Gioia
31. mayo 2021
El Pabellón España en la 17. Mostra Internazionale di Architettura de Venecia - Foto: Flavia Rossi

Tras muchos y largos meses de ayuno, el mundo de la arquitectura se cita nuevamente en un gran evento presencial internacional, la 17ª Mostra Internazionale di Architettura de Venecia, para ver las respuestas a la pregunta “¿Cómo viviremos juntos?” planteada por el comisario de esta edición Hashim Sarkis, decano de la Escuela de Arquitectura y Planificación del MIT.

La Bienal se celebra un año más tarde de lo previsto, pospuesta por la pandemia. El tema planteado resulta incluso más actual y relevante, aunque las propuestas, seleccionadas en época pre-covid, no hacen referencia directamente a la emergencia sanitaria, excepto algunas integraciones que se han podido llevar a cabo en los últimos meses. Esta ausencia no pasa inadvertida y resulta un poco extraña al visitante profesional, ocupado en el último año en reflexiones virtuales sobre la pregunta “¿Cómo viviremos después de la pandemia?”.

La instalación "Variations on a Bird Cage" de Studio Ossidiana - Foto: Flavia Rossi

Las obras presentadas por los 113 participantes, procedentes de 46 países, junto con 24 estaciones de investigación de universidades de todo el mundo, están organizadas en 5 áreas temáticas divididas entre los espacios del Arsenale y Giardini:

- Among diverse Beings (Arsenale), que reflexiona sobre una nueva concepción del cuerpo humano y la coexistencia con otros seres;

-  As New Households (Arsenale), que explora los cambios en la composición demográfica, las correspondiente repuestas de la tecnología y los cambios en las tipologías residenciales;

- Emerging Communities (Arsenale), que investiga nuevas maneras de organización de las comunidades;

- Accross Borders (Giardini), que examina fenómenos en curso en situaciones de fronteras (entre lo urbano y lo rural, en las zonas de los refugiados, en las Amazonas, en los Polos, en los océanos);

- As One Planet (Giardini), que propone visiones sobre el futuro del planeta y de la vida humana fuera de él.

La instalación "BIT.BIO.BOT" de ecoLogicStudio - Foto: W-A

Los trabajos presentados se caracterizan por la heterogeneidad de las propuestas, en la temática, en la escala, en el enfoque, en los materiales, en las modalidades de representación. Esta heterogeneidad se corresponde con la pluralidad de las fuentes utilizadas en busca de las respuestas a la pregunta planteada. Esta pluralidad de las fuentes y la diversidad de las respuestas son, según el mismo Hashim Sarkis, una riqueza para nuestra convivencia. Las obras traspasan por lo tanto los habituales confines de la disciplina arquitectónica, invadiendo los campos del arte o de la poesía, de las ciencias naturales o de la sociología, de la informática o de las ciencias espaciales.

Instalación "Genoma" del comisario del Pabellón Italia A.Melis: Foto: Flavia Rossi

Se pasa de unas esculturas humanas a un estudio sobre los nidos de los pájaros, de un proyecto de cohousing a un cultivo de las cianobacterias Spirulina, de la fabricación digital y los módulos habitativos plug-and-play a unas prótesis para el cuerpo post-humano. Las competencias y las profesionalidades involucradas se multiplican. Los trabajos son obras multidisciplinares en las que el único elemento común es la presencia del arquitecto que se (auto)propone como la figura catalizadora de todas las aportaciones.

Instalación MAEID de Daniela Mitterberger y Tiziano Derme - Foto: W-A

Para Hashim Sarkis el arquitecto es la figura adecuada para ejercer esta función de catalizador y ser el depositario de un nuevo necesario contrato espacial, un contrato que relacione una nueva manera de ser, que nace en la contemporaneidad, con los espacios que habita. Quizás esto sea el mensaje que el visitante profesional se lleve de esta Bienal, más allá de las sugestivas respuestas sugeridas. Un cambio de perspectiva y de escala en la profesión del arquitecto: destronado de su cómoda posición de quien configura en bellas formas los espacios físicos y puesto al mando de un equipo multidisciplinar para dar respuestas a problemas nuevos y complejos con herramientas que no domina. El visitante profesional (sobre todo si es europeo y ya no tan joven) merodea por las instalaciones con cierto grado de inquietud y de incertidumbre.

Instalación del Pabellón España - Foto: Flavia Rossi

Este aspecto lo recoge el Pabellón España incluso en su lema, precisamente Uncertainty-Incertidumbre.

Por primera vez España escogió el equipo de comisarios por concurso público, que ganó un grupo de 4 jóvenes arquitectos canarios prácticamente en su primero encargo profesional (Sofía Piñero, Domingo J. González, Andrzej Gwizdala y Fernando Herrera). En palabras de los comisarios, Uncertainty no admite una respuesta concreta a la pregunta de Sarkis, sino que invita a generar infinitos interrogantes a través de una selección de 34 acciones híbridas para hacer frente a las nuevas demandas sociales y medioambientales.

Instalación del Pabellón España - Foto: Flavia Rossi

La gran heterogeneidad de las propuestas – que van de un banco para inmigrantes a una poesía del recién fallecido Joan Margarit a un programa participado de mejora urbana – además de tomar una fotografía de la profesión, refleja la atomización social y la gran variabilidad de posibles respuestas a la incertidumbre, espectacularmente representada por la nube de folios colgados en el espacio central del pabellón con las 466 propuestas recibidas entre las cuales los comisarios han seleccionado las 34 que se exponen en los espacios laterales en un paisaje no jerarquizado de piezas abstractas y descontextualizadas.

El Pabellón Cataluña de la arquitecta Olga Subirós - Foto: Flavia Rossi

El Pabellón catalán presenta Catalonia in Venice – air / aria / aire, Evento Collaterale de la Biennale Architettura 2021, que investiga sobre el aire como bien común y lo hace a través de tecnologías digitales de análisis de Big Data. La arquitecta Olga Subirós, comisaria de la exposición, con el apoyo del equipo de 300.000 Km/s, estudio de arquitectura especializado en el análisis de datos urbanos,  propone una experiencia inmersiva de gran formato, que acerca a los visitantes a tres aspectos de la contaminación del aire: su materialidad, su aparente invisibilidad y su impacto en nuestras ciudades. Bajo las notas de la composición musical inédita interpretada por Maria Arnal y compuesta con Oriol Riverola, se proyectan las cartografías que visualizan los resultados del trabajo realizado por 300.000 Km/s sobre la ciudad de Barcelona y permiten reconocer las vulnerabilidades y los impactos de la contaminación atmosférica y las acciones necesarias para cambiar el modelo de ciudad. 

Instalación del Pabellón México - Foto cortesía del Pabellón de México

El Pabellón de México, comisariado por Isadora Hastings, Natalia de La Rosa, Mauricio Rocha y Elena Tudela - busca reflexionar en torno a los “desplazamientos” - en términos de sistemas sociales y naturales, desigualdad, degradación ambiental, riesgo de desastres y violencia – y enmarca al arquitecto como mediador de dichos desplazamientos. El contenido museográfico consiste en proyecciones de audio y vídeo, en un pabellón iluminado por el estudio Artec3 y cuyo sugestivo diseño es el resultado de un proceso creativo colectivo, dirigido por el comité curatorial y desarrollado en conjunto con doce participantes seleccionados, dejando al lado la autoría.

La instalación "Living within a Market - Outside space is also Home" de Benedetta Tagliabue - Miralles Tagliabue EMBT - Foto: Flavia Rossi

Living within a Market - Outside space is also Home es la instalación que Benedetta Tagliabue - Miralles Tagliabue EMBT presenta en la sección “Emerging Communities” del Arsenale y en la que enseña el proyecto Plateau Central Masterplan and Housing at Clichy-Montfermeil, Metropolis of Paris. El propósito de la instalación es de enseñar cómo el espacio público es parte de la casa, es su continuación y expansión. Maquetas, dibujos, prototipos, collages, foto-collages y fotos componen la exposición, todos enmarcados en expositores únicos personalmente diseñados por Enric Miralles para la feria ARCO de 1996 y reproducidos por primera vez este año con motivo de MIRALLES, la serie de iniciativas para el homenaje al arquitecto catalán desaparecido hace veintiún años.

Uno de los expositores diseñaos por Enric Miralles en 1996 - Foto: Flavia Rossi

Otros artículos de esta categoría