La ética de la arquitectura de TAMassociati

John Hill
11. abril 2020
Hospital Quirúrgico Infantil en Entebbe, Uganda, por Renzo Piano Building Workshop y TAMassociati (Foto cortesía de Emergency ONG)

TAMassociati, con sede en Venecia y con oficinas en Bolonia y Trieste, trabaja en proyectos de alto nivel con Renzo Piano y para el Aga Khan Development Network. Aunque también el estudio es activo en proyectos con carácter social y en la construcción sostenible desde su creación, hace décadas. World-Architects habló recientemente con dos de los tres miembros fundadores de TAMassociati.

TAMassociati fue cofundado por Massimo Lepore, Raul Pantaleo y Simone Sfriso en Venecia en 1996. Su lema, "Taking Care in Architecture", expresa claramente el objetivo del estudio, ayudar a las comunidades, utilizando los recursos de manera responsable y esforzándose para crear edificios con cualidades estéticas que aporten a la sociedad. Dada la posición firme y convencida del estudio con respecto al papel del arquitecto en la sociedad, su cartera de proyectos de arquitectura sanitaria en África y Europa y su presencia en el norte de Italia, parecía una idea sensata ponerse en contacto con TAMassociati para conocer su visión sobre la arquitectura en estos días de pandemia de coronavirus. John Hill, editor en jefe de World-Architects, habló con sus socios Raúl Pantaleo y Simone Sfriso a través de Skype. A continuación se muestra una transcripción editada de la conversación.

"Taking Care", Pabellón italiano en la Bienal de Arquitectura de Venecia 2016 (Foto © Andrea Avezzù)

En primer lugar, ¿cómo estáis y cuál es la situación en Italia?

Simone: En cierto sentido, somos afortunados porque comenzamos a hacer "trabajo inteligente" hace mucho tiempo, lidiando con proyectos en el extranjero, en particular en el continente africano y en el Medio Oriente. Teniendo también tres oficinas diferentes, una en Venecia, una en Trieste y otra en Bolonia, ya estábamos acostumbrados a trabajar con videoconferencias a través de Skype y a activar nuestra red de colaboradores, tanto los socios como las personas que trabajan con nosotros. Por lo tanto, no ha habido ningún cambio importante en nuestro flujo de trabajo por el momento.
La situación en Italia es difícil, pero no tan difícil aquí en Venecia, y también en Trieste y Bolonia. Debemos tener cuidado; todos estamos en casa y probablemente nos quedaremos en casa por otro mes. Continuamos con nuestro trabajo, pero con gran atención. Personalmente tengo suerte porque nuestra oficina está a solo 700 metros de mi casa; se me permite ir a la oficina en esta extraña condición de una Venecia completamente vacía. Tenemos 30 millones de turistas por año, pero solo 40.000 habitantes. Es una situación extraña.

Raul: Nuestra organización ha demostrado ser muy resistente en esta situación porque durante muchos años hemos desarrollado una especie de inteligencia colectiva en nuestra dinámica creativa. Tenemos muchas herramientas para compartir nuestra creatividad, ya que hemos estado trabajando de forma remota durante muchos años. Para los arquitectos a veces el flujo de trabajo puede ser muy difícil, pero para nosotros nada ha cambiado realmente porque estamos acostumbrados a realizar brainstorming a distancia en nuestros proyectos. El hecho de que tengamos un tipo de estructura satélite nos ayuda mucho en este momento. Para el trabajo que estamos haciendo en este período - estamos trabajando con Arup en un concurso para un masterplan en Ruanda - hemos puesto sobre la mesa nuestra experiencia de trabajo en remoto y la gestión de este extraño flujo de trabajo. Básicamente estamos trabajando en todo el mundo, pero desde casa.

Debo decir que esta extraña experiencia de quedarse en casa, en cuarentena, ha demostrado que nuestra organización es muy moderna. Lo que parece nuestra, no diría debilidad, sino marginalidad en términos de organización y enfoque, se ha vuelto crucial en los últimos años. El mundo necesita un gran cambio para avanzar hacia un enfoque ético y ecológico. Lo que sucedió después de la Bienal de 2016 [TAMassociati comisarió el pabellón italiano, "Taking Care - Diseñar para el bien común"], es decir, una creciente conciencia del enfoque ético, cada vez más está demostrando ser la correcta dirección. Actualmente estamos trabajando en un hospital, con una organización que está trabajando en COVID y ayudando a diseñar un hospital de emergencia, pero no lo estamos promocionando. Debo decir que es desagradable ver cómo los arquitectos se promocionan a través de esto. Nosotros simplemente lo hacemos. El enfoque ético es alejarse del enfoque comercial.

Clínica móvil, 2014-presente (Foto cortesía de Emergency ONG)

Decís que estáis trabajando en nuevos proyectos. ¿Recibís solicitudes de colaboración o estáis activando los proyectos vosotros mismos?

Raul: Estamos en el flujo de trabajo. El sábado recibimos una llamada para un hospital de emergencia y nos pidieron ayuda con el flujo de trabajo de los médicos, nada especial, solo un servicio. Todas nuestras clínicas móviles están trabajando en COVID; trabajaron durante muchos años, están por allí, porque nosotros estuvimos. He visto muchos arquitectos que promueven proyectos "smart": bla, bla, bla, COVID, y tal y cual. No quiero decir nombres pero están por allí. Si lo haces, hazlo y ya está. No es necesario "marketizarlo".

Yo tampoco quiero mencionar nombres, pero recientemente en Italia ha habido una propuesta para la extensión de hospitales con contenedores. Sobre la base de vuestra experiencia en el uso de contenedores en un proyecto en Sudán, ¿tiene sentido esta propuesta?

Raul: Las clínicas móviles ya están en el mercado. El ejército las ha estado haciendo durante treinta años. Todas las situaciones de emergencia utilizan clínicas móviles, no contenedores. Tienes que reacondicionar los contenedores, quitarles todo ... pero los necesitas ahora. No hay nada que diseñar, está ahí, simplemente escribe "clínicas móviles" y tendrás cientos de ejemplos. Entonces, ¿cuál es el punto? Es un problema de marketing, de arquitectos que quieren salir a la palestra. Ahora es COVID, mañana será un tsunami, un terremoto, lo que sea. Me gusta el diseñador que diseña joyas, que lo hace bien y éticamente. No debería hacerse pasar por "Wow, estoy tratando de ayudar". Esta es una cuestión de ética para el diseño.

En términos de diseño, los que merecen un Compasso d'Oro son estos tipos que han adaptado estas máscaras de snorkel con una válvula.

Simone: Era una máscara de buceo ya en el mercado y en tiendas de artículos deportivos. Y alguien tuvo la buena idea de convertir máscaras baratas en otra cosa. Es una idea brillante. Lo que dice Raul de los contenedores es que quizás antes de hacer algo, tal vez puedas encontrar algo que sea más barato, más disponible y que ya esté en el mercado. ¿Por qué tienes que hacerlo? Trabajamos con contenedores, pero en un contexto diferente, en Sudán para un complejo residencial. Decidimos usarlos porque habían contenedores disponibles al final de su vida útil, por lo que era la solución más conveniente. Pero lo primero que debes hacer es preguntarte: “¿Ya hay algo disponible? ¿Puedo hacer algo mejor o no?” De lo contrario, es solo publicidad, como dijo Raúl.

Raul: Los contenedores no son baratos. Logramos hacer algo barato porque los teníamos disponibles, no teníamos una alternativa y la mano de obra en Sudán es muy barata. Pero los contenedores "smart" en las revistas, los que llaman low-cost ... Esto es lo que me molesta de esta tendencia de compromiso social en la arquitectura. Es positivo, pero tenemos que ser realistas. El buen diseño es un diseño que se enfrenta a la realidad. Reto a un equipo a diseñar una casa que cueste $ 100 por metro cuadrado. Es difícil, pero es un desafío si quieres ser realmente comprometido. Esta debería ser una oportunidad para subrayar la idea de que si queremos actuar y estar presentes, debemos estar anclados a la realidad. Y la realidad también son los recursos, y los recursos también son dinero. La máscara proporciona un excelente ejemplo: es un excelente diseño que utiliza muy pocos recursos.

Siempre combino ética, economía, ecología. Tienen la misma raíz y los mismos objetivos. Espero que eso sea lo que pueda pasar en el futuro. De lo contrario, continuaremos como de costumbre. Pero no hay más tiempo para lo de siempre.

 

Container medical compound, Sudan, 2009 (Foto © TAMassociati)

Por vuestro conocimiento de cómo funciona el sistema de salud en Italia, ¿tenéis alguna recomendación para aquellos arquitectos que realmente quieran ayudar?

Raul: En términos de emergencia, nuestro papel como arquitectos es realmente marginal. El hospital que hicieron dentro de la Feria de Milán es una agradable sorpresa; ¿Alguien se ha preocupado por el diseño? Básicamente, en estos casos el papel principal es el del ingeniero. Los arquitectos tienen un desafío que enfrentar, pero empieza antes. Quizás a partir de la universidad, debemos construir una nueva generación de arquitectos que puedan ser parte del proceso. Pero ahora no, no somos parte del proceso de toma de decisiones.

Quizás no todo sea consumo; hay cosas que no son consumibles. Así que creo que deberíamos dar un paso atrás, estar más tranquilos, tener más cuidado con lo que decimos, usar la palabra sostenibilidad correctamente. Es exactamente lo contrario de lo que está sucediendo. La próxima crisis nos obligará a hacer esto; no habrá tiempo para la promoción o espacio para un diseño sostenible que cueste el doble. Los recursos serán menores, no cabe duda. Tendremos que estar preparados. Nosotros estamos preparados, no es nada nuevo para nosotros.

Simone: Tenemos que volver a la idea de que el trabajo del arquitecto es un servicio a la sociedad. Vivimos en esta condición muy difícil de vulnerabilidad compartida. Realmente no me gusta decir que una crisis es una oportunidad, odio esta definición porque una crisis es solo una crisis, pero debemos aprender a hacer las cosas mejor después de una crisis. Por otro lado, como arquitectos y diseñadores, debemos trabajar en proyectos que sean modelos responsables para reducir el consumo y perseguir una idea de conveniencia, en términos de utilización de los materiales, relación con el lugar y necesidades del contexto social en el que trabajamos. Creo que esto es realmente importante para el futuro, para nosotros, como arquitectos y diseñadores responsables.

Desde mi punto de vista, debemos establecer una conexión entre la justicia ambiental y la justicia social. Raul estaba hablando de nuestro papel como arquitectos. Tal vez sea un papel marginal, pero no debemos olvidar la importante tarea de diseñar la belleza. Deberíamos darle una palabra apropiada. La belleza significa adecuación. Hay una buena cita de Giancarlo De Carlo, un maestro, que dice que la belleza es el propósito del diseño, pero lo realmente importante es el proceso que lleva a producir belleza. Podemos leer la belleza en términos de conveniencia, adecuación, respuestas a las necesidades de los lugares y de las comunidades.

La casa di Altromercato: nueva sede para el comercio justo en Italia, en curso (Imagen © TAMassociati)

En cuanto al trabajo en África, se habla de que arquitectos de Europa, Estados Unidos y otros lugares llevan su experiencia a lugares afectados por conflictos, pobreza, clima, etc. Pero tengo curiosidad por saber qué aprendiste de ese contexto. ¿Cuál de esas lecciones es particularmente relevante ahora?

Raul: Cuando comenzamos a trabajar en África en 2004, teníamos la idea de compartir nuestro conocimiento, de ayudar a los pobres. Es la escasez pura. Si trabajas en un contexto de guerra, en extrema pobreza, tienes muy pocos recursos, tiempo, todo. Por lo tanto, el diseño es quirúrgico: una elección, un disparo, directo al grano. Necesitan un hospital en dos meses, el presupuesto es este, el flujo de trabajo es eso, etc. Entonces con esto aprendes cómo la creatividad puede marcar la diferencia: es dar vida al proyecto y al lugar. Este enfoque quirúrgico es algo que hemos incorporado a nuestro trabajo diario en Italia. Y ha sido bastante exitoso. No es diferente para nosotros diseñar un hospital en un área devastada por la guerra o una oficina en Italia o Suiza. Es el mismo enfoque: recursos limitados, tiempo limitado. Esto es algo que hemos mejorado después de muchos años y creemos que es el enfoque correcto para el futuro.

Simone: Tuvimos mucha suerte. Trabajar en el hemisferio sur fue un viaje de ida y vuelta donde reaprendimos a ser arquitectos. En 2004 estábamos trabajando en dos proyectos. Uno era la sede de un banco en Padua, aquí en Italia. Fue concebido como un manifiesto de arquitectura sostenible, por lo que tuvimos la oportunidad de trabajar con materiales naturales y todas las innovaciones disponibles en arquitectura y tecnología. Al mismo tiempo, nos pidieron que hiciéramos un centro de operaciones cardíacas en África. En cierto sentido, el objetivo era el mismo: un edificio de alta calidad pero simple y económico, tanto durante la construcción como durante el mantenimiento (los costes de mantenimiento eran parte del proyecto). Trabajar en esas condiciones fue una lección en la que aprendimos a reducir los gestos, reducir la materia, llegar al verdadero punto de un proyecto. Es una especie de proceso continuo de simplificación, al tiempo que se mantiene un alto nivel de calidad, en el sur pero también aquí.

Hospital Aga Khan, Kisumu, Kenia, en curso (Imagen © TAMassociati)

No estoy seguro de tener una pregunta sobre esto, pero algunas de las historias más interesantes sobre COVID-19 no son sobre los hospitales donde las personas están enfermas, sino las casas donde las personas cuidan de sus seres queridos, donde están sus hogares. Las casas han sido transformadas en unidades de cuidados intensivos. Y las noticias destacan la importancia de los espacios públicos, donde las personas pueden recrearse pero mantener su distancia.

Raul: Ahora estamos planeando cuatro hospitales en zonas devastadas por la guerra: en Yemen, Uganda, Ruanda y Kenia. Trabajamos un poco con el ébola y ahora un poco con COVID-19 en hospitales de emergencia. El principal problema es separar limpio y sucio. Lo hago en casa cuando salgo, me cambio los zapatos, la ropa, los guantes ... y tengo la suerte de poder mantenerlos fuera. Y tengo una línea en el suelo de lo que está limpio, como en un hospital.

Estábamos pensando en hacerlo ahora, pero tal vez sea en el futuro, ya que se necesita un equipo para prepararlos: pautas básicas de salud, recomendaciones de este tipo. Podrían ser útiles en hospitales. Las salas de enfermedades infecciosas y salas similares están listas para COVID, pero las áreas de urgencias no. El gran desastre en Italia, y ahora en otras partes del mundo, es que llegaron a urgencias e infectaron a toda la provincia antes de que se supiera que tenían el virus. Ahora hay triaje en la entrada, pero ya es demasiado tarde. No se trata de diseñar hospitales, se trata de proporcionar información útil y darle forma.

Simone: Ahora nos enfrentamos a una emergencia de salud, pero las próximas emergencias serán psicológicas y económicas. Con el bloqueo, hemos reducido la exposición, pero necesitamos más prevención, más espacios para la comunidad, más lugares donde podamos construir un tipo diferente de conciencia pública y capacidad para que las comunidades enfrenten las próximas crisis. Esta es la otra tarea a la que nos enfrentaremos mañana.

 


Este artículo fue traducido por Antonio La Giogia del original publicado en World-Architects.

Otros artículos de esta categoría