El proyecto de Norman Foster para la ampliación del Museo de Bellas Artes de Bilbao

Antonio La Gioia
30. junio 2021
Visualización cortesía de Museo de Bellas Artes de Bilbao

El pasado 23 de junio el arquitecto británico ha presentado el proyecto ganador del Concurso Internacional de Arquitectura en dos fases para la ampliación y reforma de la pinacoteca bilbaína elaborado junto al arquitecto vasco Jose Maria Uriarte.

Con su proyecto presentado bajo el lema “Agravitas”, la UTE Foster + Partners Ltd. + LM Uriarte Arkitektura S.L.P. ha resultado ganadora de la segunda fase del concurso a la cual han accedido otros cinco finalistas: Nieto Sobejano Arquitectos. BIG con AZAB + Proskene, Snøhetta Oslo con  Foraster Arquitectos, SANAA + IA+B y Rafael Moneo. El jurado ha estimado por unanimidad que el proyecto ganador era el que mejor se ajustaba a los objetivos prioritarios de la institución, como dotar al museo de mayor espacio para extender la presentación de sus colecciones y promocionar sus programas de exposiciones, educación y difusión.

El Museo contará con una nueva galería de 2.000 m2, 1.500 m2 de espacios de exposición existentes completamente reformados, una nueva área de atención a visitantes de 1.000 m2 y 500 m2 de espacios reformados para la educación y difusión.

Croquis de la propuesta arquitectónica - Dibujo cortesía de Museo de Bellas Artes de Bilbao

El conjunto museístico en su configuración actual es el resultado de diferentes intervenciones que se realizaron a lo largo de los años. Al edificio original, diseñado por los arquitectos Fernando Urrutia y Gonzalo de Cárdenas en estilo neoclásico y terminado en el 1945, fue añadido un segundo edificio, de inspiración miesiana, en 1972 diseñado por Álvaro Líbano y Ricardo Veascoa y ampliado en 1980 por Jorge de Barandiarán. El conjunto fue reformado integralmente en 2003 por Luis  Mª  Uriarte  Aldaiturriaga consiguiendo unos espacios museísticos que, al día de hoy, resultan inadecuados para la actividad de la institución.

El proyecto ganador da respuesta de manera muy clara a los tres requisitos principales planteados por el concurso: 1. Mejorar la funcionalidad interna; 2. Ampliar la superficie expositiva; 3. Conseguir una mayor integración urbana.

Vista de la nueva galería - Visualización cortesía de Museo de Bellas Artes de Bilbao

A través de la igualación de la cota cero de todas las partes del conjunto, nuevas y existentes, se ha conseguido un espacio continuo en la planta baja - que ha permitido una racionalización de los recorridos – y una mayor flexibilidad.  
Con el objetivo de volver a dar protagonismo al edificio original del 1945 y de poner en valor el eje norte-sur de conexión con la ciudad, en particular hacia el Museo Guggenheim, se ha restablecido la entrada original que la reforma del 1980 había anulado realizando unos nuevos accesos en el frente norte.

Plano de situación - Dibujo cortesía de Museo de Bellas Artes de Bilbao

La ampliación de la superficie expositiva se realiza mediante la construcción de un nuevo volumen, la pieza más emblemática del proyecto. Una plataforma de dos plantas colocada encima de la plaza Arriaga y del brazo secundario del edificio original, sin tocarlo. Un elemento que, concordemente con el lema del proyecto, parece flotar en el aire gracias al diseño de la estructura que lo sostiene tocando levemente el suelo y al tratamiento exterior estriado que potencia su esbeltez horizontal (solución inspirada al tratamiento de los fustes de las columnas clásicas que tenía el mismo objetivo). La plataforma es atravesada de arriba a abajo por un óculo, un espacio vacío circular, que proporciona una luz cenital al Monumento a Arriaga, puesto al centro del nuevo atrio que representa el corazón típico de los proyectos de Norman Foster.

Vista del nuevo atrio - Visualización cortesía de Museo de Bellas Artes de Bilbao

Con un presupuesto estimado de unos 25 millones, las obras empezarán en septiembre 2021 y se prevé que durarán 21 meses en los cuales el Museo seguirá, parcialmente, abierto gracias a una organización por lotes de las obras y a un programa especial de rotación de los fondos de la pinacoteca.

Vista hacia la plaza Euskadi - Visualización cortesía de Museo de Bellas Artes de Bilbao
Secciones fugadas - Dibujo cortesía de Museo de Bellas Artes de Bilbao
Vista de la sala de exposiciones temporales - Visualización cortesía de Museo de Bellas Artes de Bilbao

Otros artículos de esta categoría